24 Retorno – Puerta de la Racionalización

La Puerta 24 cierra el Cuarto de la Iniciación en el que tema de tu propósito se realiza a través de la Mente, a través del pensamiento, la educación, la conceptualización, explicando y compartiendo lo que significa estar vivo en la Forma, o sea el cuerpo. Ponemos en marcha la sintonía fina de nuestra mente a medida que aprendemos a rendirnos a las directivas de nuestra Forma. Una vez que nuestra mente está cómoda en nuestra Forma, ya no anhelamos vivir la Vida como nadie más que nosotros mismos.

– Cuarto de la Iniciación, Reino de Alcíone

El Retorno es una Puerta conceptual. El modelo conceptual de la individualidad es un proceso muy complejo. El rol de la individualidad mental es encontrar una manera de comunicar una conciencia única de la mente colectiva. Antes de que cualquier intento de comunicación sea posible, la inspiración debe adquirir una forma racional. A menudo la palabra racionalización lleva implícitas connotaciones negativas, lo que es una proyección del colectivo sobre el individuo. El Retorno es solamente eso, retornar una y otra vez, lo que poéticamente llamamos «divagar», hasta que la energía es transformada en una forma racional. Dentro de la simetría de este circuito existen tres puertas con potencial de conciencia; la 28: El jugador que apuesta y la 55: la Puerta de la copa medio llena y medio vacía, La Abundancia. El diseño de racionalizar es un riesgo y una prueba para el Espíritu. No existe ninguna prueba, ningún colectivo lógico o abstracto que lo reafirme, ninguna experiencia que lo ratifique. Tan sólo hay un potencial de que lo que ha sido racionalizado puede ser un Saber verdadero.

///

La función de Puerta 24 es tomar la inspiración única de la Puerta 61 y convertirla en un concepto racional que eventualmente se pueda comunicar a otros. Regresa al mismo territorio una y otra vez, reflexionando sobre un pensamiento que considera inspirador, revisándolo hasta que pueda ser puesto en forma. Sin embargo, nuestra mente no puede actuar sobre la inspiración, ni demostrarla de manera lógica o a través de la experiencia pasada. Este es un proceso natural y espontáneo de transformación, de renovación mental y de conocimiento único. En un momento el conocimiento no está ahí y al siguiente sí. Para utilizar nuestra mente individual a nuestra mayor ventaja, debemos darnos tiempo para regresar y revisar. Este proceso puede incluir ver o escuchar algo una y otra vez. Si dejamos que nuestra mente se transforme orgánicamente, sin intentar controlarla, la resolución a menudo aparecerá por sí misma. La escucharemos en un momento de silencio, como los de ‘ajá’ que aparecen en nuestra mente en medio de la noche.

La puerta 24 es el miedo a la ignorancia, que es la ansiedad mental de que nunca conoceremos con certeza, o que no podremos explicar nuestro conocimiento. Si intentamos tomar decisiones con nuestra mente, desencadenaremos esta ansiedad. Sin la Puerta 61 estamos bajo presión para tomar decisiones no mentales que buscan un próximo misterio inspirador que resolver.

///

Personas que van una y otra vez a las cosas buscando racionalizarlas.

Esta puerta analiza todos los nuevos pensamientos que surgen de la 61, seleccionando lo que es útil y potencialmente inspirador para otros. Tiene un gran potencial para impactar a otros una vez que está claro. Sin la 61, estas son personas que buscan un misterio que resolver. Si no tienen clara su propia naturaleza, su mente puede convertirse en su peor enemigo, revisando constantemente su propia vida y tratando de tomar decisiones por ellas.

Son pensadores individuales muy decididos que necesitan un tiempo considerable para contemplar antes de que caiga la ficha (en la 43). Tienen una gran necesidad de escuchar las cosas una y otra vez antes de integrarse y de que tengan sentido. Son también el tipo de personas que no dejarán de preocuparse hasta que lo resuelvan. Las resoluciones generalmente llegan cuando pueden encontrar una atmósfera de silencio (¡a menudo en medio de la noche!).

El Retorno es una Puerta conceptual. El modelo conceptual de la individualidad es un proceso muy complejo. El rol de la individualidad mental es encontrar una manera de comunicar una conciencia única de la mente colectiva. Antes de que cualquier intento de comunicación sea posible, la inspiración debe adquirir una forma racional. A menudo la palabra racionalización lleva implícitas connotaciones negativas, lo que es una proyección del colectivo sobre el individuo. El Retorno es solamente eso, retornar una y otra vez, lo que poéticamente llamamos «divagar», hasta que la energía es transformada en una forma racional. Dentro de la simetría de este circuito existen tres puertas con potencial de conciencia; la 28: El jugador que apuesta y la 55: la Puerta de la copa medio llena y medio vacía, La Abundancia. El diseño de racionalizar es un riesgo y una prueba para el Espíritu. No existe ninguna prueba, ningún colectivo lógico o abstracto que lo reafirme, ninguna experiencia que lo ratifique. Tan sólo hay un potencial de que lo que ha sido racionalizado puede ser un Saber verdadero.

///

La función de Puerta 24 es tomar la inspiración única de la Puerta 61 y convertirla en un concepto racional que eventualmente se pueda comunicar a otros. Regresa al mismo territorio una y otra vez, reflexionando sobre un pensamiento que considera inspirador, revisándolo hasta que pueda ser puesto en forma. Sin embargo, nuestra mente no puede actuar sobre la inspiración, ni demostrarla de manera lógica o a través de la experiencia pasada. Este es un proceso natural y espontáneo de transformación, de renovación mental y de conocimiento único. En un momento el conocimiento no está ahí y al siguiente sí. Para utilizar nuestra mente individual a nuestra mayor ventaja, debemos darnos tiempo para regresar y revisar. Este proceso puede incluir ver o escuchar algo una y otra vez. Si dejamos que nuestra mente se transforme orgánicamente, sin intentar controlarla, la resolución a menudo aparecerá por sí misma. La escucharemos en un momento de silencio, como los de ‘ajá’ que aparecen en nuestra mente en medio de la noche.

La puerta 24 es el miedo a la ignorancia, que es la ansiedad mental de que nunca conoceremos con certeza, o que no podremos explicar nuestro conocimiento. Si intentamos tomar decisiones con nuestra mente, desencadenaremos esta ansiedad. Sin la Puerta 61 estamos bajo presión para tomar decisiones no mentales que buscan un próximo misterio inspirador que resolver.

///

Personas que van una y otra vez a las cosas buscando racionalizarlas.

Esta puerta analiza todos los nuevos pensamientos que surgen de la 61, seleccionando lo que es útil y potencialmente inspirador para otros. Tiene un gran potencial para impactar a otros una vez que está claro. Sin la 61, estas son personas que buscan un misterio que resolver. Si no tienen clara su propia naturaleza, su mente puede convertirse en su peor enemigo, revisando constantemente su propia vida y tratando de tomar decisiones por ellas.

Son pensadores individuales muy decididos que necesitan un tiempo considerable para contemplar antes de que caiga la ficha (en la 43). Tienen una gran necesidad de escuchar las cosas una y otra vez antes de integrarse y de que tengan sentido. Son también el tipo de personas que no dejarán de preocuparse hasta que lo resuelvan. Las resoluciones generalmente llegan cuando pueden encontrar una atmósfera de silencio (¡a menudo en medio de la noche!).

Del I Ching Completo del Rave – Ra Uru Hu /// De El Libro Definitivo de Diseño Humano – Ciencia de la Diferenciación – Linda Bunnell & Ra Uru Hu /// Circuitry – Richard Rudd /// Imagen I Ching AGMuller Urania

Universo Rave
Universo Rave
Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.