¿Variable para Todos?

Hoy, releyendo una de las transcripciones de Ra, me volví a encontrar con eso en lo que él insiste a cerca de la Variable: es muy importante que los Proyectores, los guias, conozcan la Variable. Siendo un Proyector, no tengo dudas de eso ya que felizmente tuve la posibilidad de adentrarme en el océano de la Variable a gusto y piacere casi desde el principio. Conocer más y más de la Variable no me hace un Proyector en su pleno Ser sino acceder a una serie de elementos adicionales para poder penetrar al otro y conocerme, con esos elementos y desde él, mejor a mí mismo. De ahí quizá, para el Proyector que soy, sea que el Ser logre prevalecer sobre el No-Ser. En última instancia, la realidad que me plantea el Diseño Humano es que, como Proyector, dependo del otro. Mi aura penetrante sólo me sirve cuando estoy frente al otro. Lo demás es blablablá del No ser y buenas o complejas pretensiones.

El Proyector consciente debe ser guia, debe guiar a los otros iluminándoles el camino como un faro, si y sólo si lo reconocen como tal y lo invitan a jugar ese rol. De ello cobrará más consciencia de sí mismo. El reconocimiento, cuando los Proyectores logramos identificarlo, nos aleja de las falsas invitaciones o de las invitaciones de compromiso, que pueden ser muy deletéreas para nosotros. Y en relación a la Variable como arquitectura cognitiva, no es que vayamos a explicarla mejor que un Generador o un Manifestador o un Reflector, eso es seguro, y el mismo Ra es la prueba de que no es necesario ser un Proyector para hacer pasar el mensaje. Ni siquiera es seguro que nuestra comprensión tenga que ver con una experiencia “en carne propia”. El Proyector que soy tiene una capacidad de acceso a esa parte del conocimiento que otros no tienen, y esto, en términos del Diseño Humano, es la cualidad del Aura del Proyector. O sea que como Proyector, yo no tengo ningún mérito sino más bien una obligación, una responsabilidad, el rol o la túnica de penetrar y transmitir lo que experimento y comprendo. Pero esa obligación deja de ser un peso o un lastre para convertirse en una posibilidad de conocerme mejor a mí mismo cuando espero a que me reconozcan y me inviten. No es por decir o escribir por ahí todo lo que haya podido entender de la Variable (que siempre será una parte y no el todo) que voy a vivir mi Ser. No. Para vivir mi Ser, el Proyector que soy tiene que aprender a esperar la invitación verdadera, a esperar que la perspectiva le de claridad, y en el mejor casos, que los engranajes subyacentes se lubriquen con el encuentro correcto de su propio fractal que está ahí para entrelazarse con el fractal del otro. Es navegando con corrección como un Proyector Emocional oportunista que puedo empezar a vivir mi Ser.

Es ahí donde la famosa frase de Ra “no hay elección” cobra sentido para todos y no sólo para mí, pero en especial para todos los Proyectores. Los Proyectores como guias somos capaces de penetrar la inmensidad de cualquier sistema, en este caso los mecanismos profundos de la Variable, con una facilidad que los otros Tipos no tienen e iluminar el camino con el resultado de sus penetraciones. Pero siempre va a ser a través de los otros que nos invitan a guiarlos con sinceridad que ese descubrimiento cobrará sentido en nosotros. De otra manera, lo que podamos decir y prodigar es como tirar en el mar una botella pero sin un corcho que proteja el mensaje.

La Variable nos habla de bucear el océano profundo de nuestro potencial cognitivo. ¿Todos pueden bucear? Sí. Los Proyectores podemos ser buenos monitores de ese buceo cuando brillamos, y es así que nos reconocen. Pero algunos otros podrán bucear solos y sin guia. La Variable como arquitectura cognitiva nos habla de mecánicas sutiles que al conocerlas y reconocerlas pueden hacernos la vida en la ilusión del Maia algo más evolutivo y consciente. No todos necesitan saberlo, no todos lo quieren; y eso está bien a mi modo de ver. Pero para quienes “ven” en la Variable un sentido, una posibilidad de afrontar mejor el Maia reconociendo y usando a nuestro favor y unicidad lo que llevamos armado minuciosamente en los Cristales, la salida es saltar desde la plataforma de navegación y bucear. A cada uno, y con todo derecho, de decidir cómo hacerlo. A los Proyectores como yo, también, de identificar en el maremágnum de invitaciones y reconocimientos mudables, su lugar y su rol. Lo demás, todo lo demás, es un intento más, o quizá simplemente dormir a dúo, o amodorrase en algún Penta o Wa con justificaciones o dilaciones o esperando ganar la lotería. Hablo de dormirnos en una eternidad que no tenemos sino que nos contiene por un rato, aunque cada uno se empeñe en convencerse de lo contrario.

“No choice”, decía Ra, y el Proyector que soy da el salto, bucea para penetrar el fondo, sale a la superficie y afirma desde su caja de Pandora que este tipo tenía mucha razón. [AL-UR]

Universo Rave
Universo Rave
Por favor, sígueme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.