El ser humano posee profundas mecánicas como imperativos que le permiten (o lo lleva a) adherir a su “aldea” e interactuar en consecuencia con sus componentes. Si bien el entramado de la “aldea global” está operando y puede consolidarse finalmente a nivel colectivo, resulta la insignia particular de las mecánicas de la circuitería tribal.Seguir leyendo