Circuitos Tribales – Mecánicas de Ayuda y Protección

Circuitos Tribales

Un personaje canadiense muy renombrado en la segunda mitad del siglo pasado, y que Ra ha mencionado en algunas de sus clases, es Marshall McLuhan. Intelectual focalizado en el lenguaje y la comunicación, fue responsable de acuñar el concepto de “aldea global” (Global Village) para definir el uso y consumo de los medios como vínculo de interconexión planetaria, ése mismo al que las postrimerías del siglo 20 nos dio finalmente amplio acceso y que hoy adoptamos sin peros llamándolo globalización. Esto no es un dato menor, si consideramos que el joven Alan Robert Krakower se formó y desarrolló profesionalmente en los medios gráficos de comunicación en épocas del compatriota McLuhan y bien antes de asumir su rol de mensajero de la Voz y del Diseño Humano como Ra Uru Hu.

Este concepto de “aldea global” apunta a que lo que interconecta a los individuos y poblaciones es el acceso masivo a contenidos, material, conceptos, señas, códigos, mensajes, etc., de manera comunitaria: Y esta interconexión termina por establecer las premisas de identificación, acuerdo y pertenencia como principal factor “global” de cohesión entre individuos. Más allá de la homogenización y condicionamiento que implica este efecto de globalización está el hecho de que el ser humano posee profundas mecánicas como imperativos que le permiten (o lo lleva a) adherir a su “aldea” e interactuar en consecuencia con sus componentes. Si bien el entramado de la “aldea global” está operando y puede consolidarse finalmente a nivel colectivo, resulta la insignia particular de las mecánicas de la circuitería tribal.

En la actualidad hay muchos ejemplos de ello a nivel planetario como los movimientos LGTB+, el “colectivo” MeToo, el veganismo, el terraplanismo o, el más reciente de ellos, el antivacunas. Son aldeas, tribus que mantienen su unión, su cohesión, identificadas con conceptos que les son comunes, que las agrupan funcionalmente para validar intereses que consideran necesarios e inaudibles, y que conforman en cada caso un frente vindicativo común para defenderse y protegerse contra la falta de consideración que, como minorías, no considera el Colectivo, preocupado en mantener y compartir lo que funciona para el bien de todos por igual. Se desprende de esta cualidad cohesiva de la Tribu que el sentido predominante es el Tacto.

Mientras el Colectivo hace caso omiso de las vindicaciones tribales, y aún menos de las individuales, la Tribu sí considera al individuo para suplir las necesidades del grupo, pero al individuo como fuerza de voluntad y defensa desde el rol que se le adjudique. La Tribu no está interesada en la creatividad mutativa y empoderadora ni en la cualidad de electrón libre del individuo, sino en su participación acordada con un rol determinado para el sustento mismo de la Tribu. En efecto, la Tribu provee ayuda y asistencia a través de pactos y acuerdos que preservan su integralidad. 

Dice Ra en “Canales por Tipos” acerca de las mecánicas tribales: La Tribu. Todo acerca de la Tribu tiene que ver con la palabra clave Ayuda. La circuitería tribal se basa en la asistencia. Tiene que ver con un profundo involucramiento en el que la creatividad está al servicio de la Tribu. Se sobreentiende que la creatividad tribal es tan productiva y valiosa para la Tribu como cualquier otra actividad dentro de ella. En otras palabras: si vas a ser un pintor en la Tribu, probablemente serás un pintor de carteles más que un artista, ya que el pintor de carteles en su esfuerzo le brinda valor a la Tribu.

Dicho de otra manera: la creatividad inherente a la Tribu es la creatividad que sirve a las necesidades de la Tribu, y necesidad es la palabra clave que opera en la Tribu y en cualquier creatividad tribal. La naturaleza de la circuitería tribal es que se enfoca, más que en la Garganta, en el Ego, y lo que se ve aquí es la creatividad del Ego. Y este es el único ejemplo –aparte del 51-25– de creatividad del Ego: la creatividad como resultado de la fuerza de voluntad. En otras palabras. La creatividad que no surge de las musas, sino que es producto de la fuerza de voluntad.

Cuando la creatividad está sujeta a las musas no puede servir consistentemente, que es justo lo que pide la Tribalidad, el servicio consistente. La Tribu no mantendrá a un artista que no sea productivo. No mantendrá a alguien que tenga que pasar por un largo proceso de aprendizaje para poder verificar los beneficios que pueda ofrecer. La Tribu sólo sostendrá la creatividad tribal cuando vea que le es ventajosa y aumente sus valores inherentes a todo aquello en lo que esa Tribu esté enfocada. 

Pero no todo es Ego en la Tribu, si bien el Circuito Tribal Mayor con sus 5 mecánicas confluye en este Centro como acuerdos para sostener, ayudar y asistir. La Tribu necesita también proteger y reproducir su integridad. Y allí no hay participación de ese Ego a su servicio, sino la fuerza vital y disponible del Centro Sacral, en lo que se denomina Circuito Menor de Defensa, para intimar, reproducir, cuidar y preservar los valores en el tiempo. Aquí están operando los imperativos genéticos como roles al servicio de la Tribu a través de 2 Canales especulares y muy poderosos en el Cuerpo Gráfico: el de Preservación y el de Intimidad. Una vez más, no se trata de la reproducción de hijos o proyectos del individuo, ni de cómo debe proteger su producción, sino de las mecánicas que aseguran la continuidad de los acuerdos tribales, el valor del grupo, su nutrimiento, la transferencia de pactos, la protección de todo tipo de propiedad y cualidad inherente a la Tribu. Se trata de la energía vital generadora puesta al servicio del grupo, ni más ni menos. Es la familia prolífica y bien nutrida como unidad de continuidad de los miembros de la Tribu, es la comuna de servicios que brinda cobertura a sus adherentes, es la mesa coordinadora que contiene y preserva cada uno de los roles para el correcto funcionamiento global de asistencia.

El Circuito de Defensa no participa en las Corrientes de Conciencia propiamente dichas; sin embargo, el Sacral abreva del Bazo para concretar temas de seguridad y del Plexo para los de experiencia relacionadas con lo reproductivo. En cambio, el Circuito Principal del Ego sí lo hace. Por un lado, a través de la Corriente del Instinto para la supervivencia, en la que la energía para la continuidad tiene por combustible la ambición que es filtrada a través de la duración y la alerta, para manifestarse como transferencia de valores. Por el otro, en la Corriente de la Ola Emocional del Sentimiento para la experiencia, en la que la energía comunitaria se abastece desde el combustible del querer filtrado a través de la revolución y la familia para expresarse como liberación y vínculo.

Circuitos Tribales del Ego y de Defensa

Inmersos, entonces, en este instructivo paisaje de luz y sombra propio del Circuito Colectivo encontramos los particulares procesos genéticos que han conducido a nuestra especie al estado evolutivo de organización como comunidad y cuyas mecánicas, como adelanté, se agrupan en dos Circuitos mayores: el del Entendimiento y el de la Abstracción, cada uno con características significativas propias.

Lo primero que salta a la vista en el Cuerpo Gráfico es la organización principalmente a la izquierda o la derecha de los Circuitos del Entendimiento y de la Abstracción, respectivamente. El arreglo invertido a nivel de los Centros de Presión (Cabeza y Raíz), representa el mismo entrecruzamiento del tramado neuronal que ocurre a nivel de los hemisferios cerebrales y que resulta en el control de la motricidad del lado izquierdo del cuerpo por el hemisferio derecho y el del lado derecho por el hemisferio izquierdo. En términos de la psicología, los dos hemisferios del cerebro también operan distintamente: el lado derecho está asociado al razonamiento creativo y abstracto, y el izquierdo al razonamiento analítico y metodológico.

Características de los dos Circuitos Tribales

El segundo aspecto remarcable y común al Circuito Colectivo global es que no hay participación alguna del Ego, lo cual se condice con lo que Ra menciona más arriba: el Colectivo no tiene nada que ver con la voluntad individual, sino que establece un acuerdo comunitario donde los valores del individuo o los de la tribu no tienen razón de ser, por lo que no son considerados.

Lo que define la naturaleza mecánica distintiva que agrupa las otras fuerzas vitales en cada uno de estos dos Circuitos podemos comenzar a identificarlo en los Centros de Presión (Cabeza y Raíz). Para el Circuito del Entendimiento, los combustibles energéticos parten de las Puertas 63 – Puerta de las Dudas / Después de Concluir (Cabeza); 52 – Puerta de la Inacción / Quietud de la Montaña; y 58 – Puerta de la Vitalidad / El Jovial (Raíz). La presión de incertidumbre y desconfianza como combustibles para encontrar detalles, la tensión como enfoque pasivo para la concentración (indispensable para identificar patrones), y la vitalidad al servicio de una vida mejor (qué mejorar y cómo concretarlo), respectivamente. Las fuerzas energéticas del Circuito del Entendimiento suelen definirse en investigadores, científicos y líderes que promueven desde sus talentos conservar lo que ya ha probado ser seguro y funcional.

En el Circuito de la Abstracción, las presiones vienen de las Puertas 64, Puerta de la Confusión / Antes de concluir (Cabeza), 53, Puerta de los Inicios / El Desarrollo; y 41, Puerta de la Contracción / El decrecimiento (Raíz). Aquí se trata, respectivamente, de la presión de alcanzar la claridad que permita el cambio, la maduración y el acceso al potencial de reconocimiento, mecánicas que lubrican los engranajes profundos del proceso abstracto. Las mecánicas del Circuito de Abstracción suelen estar asociadas con los historiadores y creadores, revolucionarios y memoriosos del cambio por el progreso. 

Los 3 Centros de Conciencia, Bazo, Ajna y Plexo Solar, abrevan los distintos componentes del Circuito Colectivo Global. No obstante, cuando miramos los dos Circuitos por separado encontramos diferencias substanciales entre ellos: las mecánicas del Entendimiento no tienen acceso al Plexo Solar y las de la Abstracción no conectan con el Bazo. Lo que hace que el Circuito del Entendimiento conlleve energías fundamentalmente experimentales, conservadoras, y el de Abstracción esté regido por el contexto experiencial, progresista. Esta diferencia también se traduce en el tempo diferente de los dos Circuitos: mientras las mecánicas del Entendimiento basadas en la repetición y percepción de patrones en el ahora y la inmediatez, las de la Abstracción requieren de tiempo y paciencia para alcanzar una perspectiva más clara.

Asimismo, los flujos energéticos condicionados por estos 3 Centros de Consciencia son el resultado de los miedos instintivos (Bazo), las ansiedades intelectuales (Ajna), y el nerviosismo emocional (Plexo Solar) que pueden estar relacionados con un Circuito o el otro según el caso.

El sentido asociado a los dos Circuitos Colectivos es la vista. El Colectivo necesita ver los detalles y patrones, leer en las memorias y recuerdos, en la experiencia, percibir el tiempo de la perspectiva y donde poner el foco. Por lo que una de las temáticas del No-Ser relacionadas con las mecánicas del Colectivo tiene que ver con la ceguera y la incapacidad de ver. Si bien algunas de mecánicas colectivas participarán con otros sentidos –gusto, tacto, etc.–, la visión en todas ellas será el componente más relevante.       Las fuerzas vitales del Colectivo se expresan a través de 6 voces. Por el Lado del Circuito del Entendimiento: “Pienso” (Puerta 62), desde la Corriente de Conciencia del Saber; “Pienso que Puedo” (Puerta 16), desde la Corriente Intuitiva del Tacto; y “Lidero” (Puerta 31). Las 3 voces del Circuito de la Abstracción dicen: “Creo”, desde la Corriente de Conciencia de la Abstracción; “Siento” (Puerta 35), desde la Corriente de Conciencia del Sentimiento; y “Recuerdo” (Puerta 33). [AL-UR]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.