Una silueta (yo veo todo el tiempo del sueño la silueta recortada de un hombre, al que no puedo verle el rostro ni otro detalle, y sus dedos sombríos; no me despierta temor pero sí respeto) aparece en mi escritorio del laboratorio y me dice: Il est temps de donnerSeguir leyendo